Krokodil, un peligroso sustituto de la heroína

El consumo de krokodil, una potente droga derivada de la desomorfina -opiáceos- presenta consecuencias devastadoras en los toxicómanos. Se consume fundamentalmente en Rusia, donde la heroína tiene un precio especialmente elevado. 

 

La heroína acaba con la vida de alrededor de 30.000 personas al año en Rusia, lo que supone un tercio del total de los muertos a causa de la droga, según The Independent. Entre los toxicómanos rusos se ha disparado el consumo de krokodil en los últimos diez años principalmente por su bajo coste.

Se trata de una potente droga, perteneciente al grupo de los opiáceos, cuyos efectos son similares a los de la heroína. Su base es la desomorfina, sustancia que se sintetiza fácilmente a partir de la codeína. Un adicto puede “cocinar” su dosis mezclando la citada codeína -que se obtiene sin receta en las farmacias de muchos países- con ingredientes tan tóxicos como puede ser la gasolina, diluyente de pintura, o ácido clorhídrico.

El fácil acceso a la droga es lo que la hace atractiva para los toxicómanos, pues una dosis de krokodil puede llegar a resultar entre tres y cinco veces más barata que una de heroína.

 

Sin embargo, sus consecuencias son absolutamente devastadoras. La piel del adicto -en las áreas donde se inyecta la sustancia- se vuelve de color grisáceo, putrefacta, ya que la droga no se diluye del todo en la sangre y daña las venas, de manera que el tejido de alrededor muere y cae, dando lugar a un aspecto “escamoso” que recuerda a la piel de los reptiles y se cree que da nombre a la droga.

A pesar de que en Rusia se lleva consumiendo años, algunos casos aislados y poco claros en Estados Unidos, y Suramérica han hecho saltar las alarmas, y en los últimos meses se han disparado las historias y los vídeos sobre sus efectos en la red.

Así, no es difícil encontrar fotografías totalmente desproporcionadas sobre los efectos de la sustancia, más propias del ámbito de la ciencia ficción.

Los medios de comunicación muestran cierta preocupación por una posible expansión o normalización de su consumo y advierten de los riesgos que conlleva.

Sin embargo, los casos a los que hacen referencia no están comprobados -según Chicago Tribune– y los síntomas que presentan, tales como el aspecto putrefacto de la piel, podrían haber sido causados por infecciones, fruto de un mal uso o reutilización de las agujas al consumir heroína, y no necesariamente krokodil.

Por otra parte, expertos en salud pública afirman que es poco probable que su uso se expanda más allá de las zonas en las que se ha consumido tradicionalmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s