Archivo de la etiqueta: Poema

Los ojos pequeños de Luna

IMG_4030

Pienso en cómo se te puede amar tan fuerte

y en cómo puedes esperarme tanto.                                                                                                  

Cómo

un corazón tan diminuto

puede mover mi mundo, 

condicionarlo.                                                                                                                                              

Cómo

puede haber tanto amor

-y tan sincero-

los abrazos que te doy, 

en esa carita que pones de agobio, 

en tus patas rodeándome los brazos, 

en la fiesta que estalla cuando cruzo la puerta,

en las siestas que te pegas en mi vientre

y en cómo ladras bajito cuando sueñas.                                                                                            

Cómo podemos conocernos tanto

sin haber cruzado palabras nunca, 

cómo sabes cuándo te necesito, 

y vienes

y me dices cosas bonitas

-como que me quieres y

que la felicidad es un paseo por el parque-.                                                                                    

Cómo pueden decirme tanto

siendo tan pequeños

esos ojos que tienes de Luna;

pedirme tanto, 

darme tanto calor.                                                                                                                                    

Nadie celebra como tú mi vuelta y, 

por cosas como esa, 

-y porque eres tan bonita que no se explica-

haces que la vida 

sea un lugar en el que quedarse.

Anuncios

¿Podemos volver?

¿Podemos volver

a desabrocharnos la piel

el uno al otro

y mirarnos por dentro?

 

¿Podemos volver

a enroscarnos como anacondas

de madrugada

en cualquier antro de esta ciudad que marchita?

 

¿Podemos volver 

a mirarnos así

justo antes de que se nos imanten las bocas

y se nos desdibuje el contexto?

Hay cosas que no quiero romper

La pasión es una ruina
y el amor es otra cosa
que no han tenido el placer de presentarme.
 
Sé que existe
sólo porque es la mitad
del desamor.
Y porque algo de él
hay en todos los sufrimientos.
 
Vengo a decirte lo que ya no podré decirte nunca.
 
Si te abraza el aire
sigo siendo yo
con esta sangre por la que corres
para agarrarte a los latidos
y convulsionarme cada minuto de existencia.
 
Me he malbaratado tantas veces,
me he vendido tanto siendo tan joven,
que este no vivir -o desvivirme-
es casi una rutina
a la que ya no me resisto.
 
Vengo a decirte lo que ya no podré decirte nunca.
 
Sigo siendo yo,
igual de descarnada
con la piel dada la vuelta
y los ojos siempre a punto de estallar en agua.
 
Si algún día me piensas,
si algún día te miras al pecho,
sigo siendo yo
al otro lado del planeta
con el teléfono en la mano
esperando a que algo pase en tu cabeza
y me llames.
 
Y sigo estando hundida
en el vacío de tu lado de la cama.
 
Sigo siendo yo
sólo que ahora
estoy un poco más callada
porque hay cosas que no quiero romper.